PEDIDOS + CONSULTAS | WhatsApp 8888 0828



Conoce tu piel para cuidarla mejor

Publicado por Agencia Tangram en

Todos queremos tener una piel sana y radiante. El primer paso es comprender que existen diferentes tipos de piel, con diferentes necesidades. Conocer nuestro tipo de piel nos permite brindar un cuidado más adecuado y elegir mejor los productos que utilizamos.

La piel se puede clasificar en cuatro tipos básicos: normal, grasa, mixta y seca. El tipo de piel tiene un origen genético y se mantiene durante toda la vida, aunque puede evolucionar en el curso de la vida. Además, la condición actual de nuestra piel también puede ser el resultado de factores externos o de cambios internos hormonales y metabólicos. Por eso a veces nos resulta difícil de identificar.

Entre los factores que afectan el estado de la piel están: clima y contaminación, medicamentos, estrés, dietas, factores hereditarios que influyen sobre los niveles de elementos naturales producidos por la piel, e incluso los productos utilizados y las opciones aplicadas al cuidado de la piel.

Sin embargo, es importante no confundir los tipos de piel con problemas dermatológicos. Los trastornos de la piel son problemas que aparecen en los diferentes tipos de piel. De hecho, personas con distintos tipos de piel pueden experimentar los mismos problemas, como el acné.

Tipos de piel y cuidados recomendados

PIEL NORMAL

El término piel normal se refiere a una piel con buen equilibrio. Dado que no requiere atención especial, esta piel puede ser la más fácil de cuidar. Sin embargo, no debe descuidarse, ya que tiende a convertirse en piel seca con el tiempo.

Características de la piel normal: 

  • Elástica, con buena circulación sanguínea
  • Textura suele ser tersa y con poros pequeños, poco visibles, presentando un tono uniforme
  • La zona T (frente, barbilla y nariz) puede ser un poco grasa, pero en general el sebo y la hidratación están equilibrados
  • Ausencia de manchas e impurezas
  • No suele irritarse ni enrojecerse

Consejos para piel normal:

  • Los cuidados regulares de día y de noche mantienen la piel normal en equilibrio
  • Protegerla de los daños que causan los rayos UV usando a diario un filtro solar
  • Aplicar las cremas faciales con un suave masaje, para estimular la circulación
  • Como cuidado extra, una mascarilla o exfoliación suave, una o dos veces por semana, elimina las impurezas y las células de piel muerta

PIEL GRASA

La piel grasa tiende a producir más sebo del que necesita. Las causas son variadas, entre ellas la predisposición genética, el estrés y las fluctuaciones hormonales. El resultado muchas veces es la aparición de granos y espinillas. Es cierto que el cuidado de la piel grasa puede ser un poco más difícil, pero en este tipo de piel los signos del envejecimiento se muestran más tarde.

Características de la piel grasa: 

  • Poros de gran tamaño o dilatados, claramente visibles
  • Presenta brillo en todo el rostro y una sensación grasa
  • Textura es irregular
  • Tendencia a las impurezas (puntos negros, diversas formas de acné)

Consejos para piel grasa:

  • El exceso de grasa en este tipo de piel requiere una rutina y productos específicos, con ingredientes antibacterianos para limpiar y cuidar la piel grasa, lo que ayuda a restituir el equilibrio natural de la piel.
  • Es importante respetar una rutina de limpieza diaria adecuada para piel grasa. Debido al exceso de grasa, que se mezcla con la suciedad del ambiente y las células muertas que descarta la piel, se propicia la formación de granos y otras afecciones.
  • Se debe evitar la limpieza excesiva y usar demasiados productos, ya que puede agravar los problemas típicos de este tipo de piel.
  • Es recomendable exfoliar o vaporizar la cara al menos una vez a la semana, porque un cuidado especial puede ser de gran ayuda para la piel grasa.

PIEL SECA

La piel seca retiene menos humedad que la piel normal y produce menos sebo, lo que le da una sensación de tirantez y aspereza, y se nota como apagada u opaca.

El sebo es necesario para poder mantener hidratación en la piel y formar una capa de lípidos que protege el rostro de factores externos. Al tener menos sebo, la piel seca es más susceptible a factores externos (como el clima), por lo que las personas con este tipo de piel suelen tener picazón con más frecuencia, porque se irrita fácilmente.

La piel seca también es más propensa a los signos del envejecimiento mucho antes que los otros tipos de piel. Según diversos estudios, las mujeres tienen más probabilidades de tener de piel seca que los hombres. Además, a medida que envejecemos, todos los tipos de piel se volverán más secos.

Características de la piel seca: 

  • Presenta poca elasticidad y se ve más tirante, le falta flexibilidad y suavidad
  • Tiende a tener textura áspera y presentar descamación, lo que genera picor
  • Aspecto irritado o enrojecido, a veces con manchas, lo que la hace ver envejecida prematuramente
  • Son muy susceptibles a los agentes externos como la temperatura, lo que la hace irritarse fácilmente

Consejos para piel seca:

  • La hidratación es muy importante para mantener el equilibrio de la piel seca. Se debe ayudar a la piel desde adentro bebiendo suficiente agua durante el día y siguiendo una dieta sana, rica en frutas y verduras
  • Para la limpieza diaria de la piel seca, considere productos de limpieza suaves que enfatizan la hidratación, como aquellos ricos en aceites naturales, que ayudan a aliviar y relajar la piel seca
  • Utilice siempre cremas de día con factor de protección solar para proteger la piel de la radiación UV
  • La piel seca puede beneficiarse mucho de la hidratación externa a través de productos hidratantes especializados. Algunos contienen ácidos grasos esenciales y antioxidantes, que pueden ayudar a restaurar la humedad natural de la piel seca, aumentando así su flexibilidad. El uso continúo puede ayudar a reducir la apariencia áspera y formar una barrera protectora
  • También se puede utilizar diversos tipos de mascarilla hidratante, calmante o nutritiva, que aplicadas una vez por semana, pueden ayudar a eliminar acumulación de células muertas y suciedad ambiental
  • No es recomendable aplicar vapor a la piel seca, porque las altas temperaturas la pueden afectar

PIEL MIXTA

La piel mixta es uno de los tipos de piel más comunes, mostrando una combinación de áreas normales y secas con áreas grasas. El aspecto de la piel mixta suele ser suave y tener un aspecto brillante. Este tipo de piel se reconoce principalmente porque el brillo se centra, por lo general, en la frente, la nariz y la barbilla, conocida como zona T del rostro. En cambio, la piel de las mejillas se encuentra entre normal y seca.

La piel mixta es propensa a la formación de pequeñas cantidades de impurezas, sobre todo zona T (frente, nariz y barbilla). Este tipo de piel es difícil de cuidar por sus características mixtas. Es necesario conseguir una correcta hidratación sin producir sebo adicional y tratar cada zona por separado, para evitar que se mezclen.

Características de la piel mixta: 

  • Zona T grasa (frente, nariz y barbilla)
  • Poros más grandes en zona T, con tendencia a desarrollar impurezas
  • Mejillas entre normales y secas

Consejos para piel mixta:

  • Se recomienda utilizar siempre productos diseñados específicamente para pieles mixtas porque tienen formulaciones especiales que pueden balancear las zonas grasas y secas del rostro, y así mantener el equilibrio natural de este tipo de piel
  • Deben usarse productos apropiados a diario para limpiar, tonificar y humectar, y observar regularmente el equilibrio entre las áreas de la cara, para ajustar la rutina o los productos de ser necesario
  • Es mejor para la cara de piel mixta usar agua tibia, en vez de agua muy caliente o muy fría.
  • La zona T (frente, nariz y barbilla) requiere atención especial. En esta zona donde se presenta más el brillo y sensación grasa, se recomienda usar algún tónico astringente que ayude a regular en forma adecuada el nivel de grasa
  • Los tratamientos faciales extras, como exfoliaciones y vaporizaciones también pueden ser útiles, pero una vez a la semana es suficiente y utilizar siempre los productos adecuados para piel mixta