PEDIDOS + CONSULTAS | WhatsApp 8888 0828



El acné: la afección más común de la piel

Publicado por Agencia Tangram en


El acné es la afección de la piel más común en los seres humanos porque puede afectar hasta al 80% de la población en algún momento de la vida. Aunque el acné se considera un problema propio de la adolescencia, lo cierto es que puede aparecer a cualquier edad.

El acné se produce cuando se obstruyen los poros en la superficie de la piel. Algunas personas son naturalmente propensas al acné, pero las causas más comunes son los cambios hormonales típicos de la pubertad, menstruación, embarazo o menopausia. Otras condiciones que afectan son: estrés, piel grasa, exposición a climas extremos, trastornos endocrinos o efecto de ciertos medicamentos. Además, la falta de higiene puede empeorar el proceso.

La incidencia del acné tiene dos picos: el más común es la adolescencia (donde es más frecuente en los hombres); y el segundo es a partir de los 25 años (donde es más común en mujeres). Tres de cada cuatro adolescentes tienen acné más o menos severo, probablemente debido a los cambios hormonales típicos de la pubertad.

El brote cutáneo que caracteriza al acné comienza con granos o “barros”, llamados comedones. Si el tapón se oscurece, se ha convertido en una espinilla negra o comedón abierto. Si esta se rompe y se infecta, se transforman en pústulas. Cuando estas se encuentran en capas más profundas y se diseminan, pueden formar quistes. En cualquier caso, generalmente se puede ver enrojecimiento de la piel alrededor de la erupción. El acné suele aparecer en la cara, el cuello y los hombros, pero puede extenderse al torso, la espalda y los brazos.

Cuidado diario de la piel para evitar que los poros se obstruyan y que la piel se vuelva demasiado grasosa:

  • Limpiar la piel suavemente con agua y un jabón suave que no cause resequedad.
  • Lavarse una o dos veces al día o tan frecuentemente como sea necesario para controlar grasa, especialmente después de haber realizado cualquier tipo de ejercicio.
  • Peinarse o sostener el cabello hacia atrás para mantenerlo fuera de la cara.
  • Si el cabello es especialmente grasoso, aplicar champú todos los días
  • Retirar la suciedad o el maquillaje con productos adecuados para piel grasosa
  • Evitar frotarse la cara con alcohol o tónicos que resequen demasiado la piel.
  • Evitar los cosméticos con base de aceite

Recomendaciones generales para evitar más acné:

  • No rascar, tocar, apretar, frotar ni hurgar los granos. Esto puede ocasionar más infecciones cutáneas, así como cicatrización y demorar la curación
  • Evitar el uso de bandas para la cabeza, gorras, sombreros u otros accesorios para la cabeza apretados
  • Evitar tocarse la cara
  • Evitar las cremas o cosméticos grasosos
  • No dejar el maquillaje durante la noche

Es conveniente consultar con un médico cuando:

  • El acné está empeorando o el área afectada se extiende, a pesar de las medidas de cuidados personales, y los medicamentos de venta libre no ayudan después de varios meses.
  • El acné es muy intenso (por ejemplo, hay mucho enrojecimiento alrededor de los granos o hay presencia de quistes)
  • Se le forman cicatrices a medida que su acné desaparece
  • El acné está causando estrés emocional

Fuentes:

MedlinePlus – Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU.

Academia Española de Dermatología y Venereología

WebMD – Healthcare information